El auge de las viviendas de alquiler turistico

La rentabilidad del alquiler vacacional

La demanda de viviendas de alquiler turistico es una constante al alza en España que está ligada al aumento del turismo que ha experimentado durante los últimos años nuestro país. Año tras año nuestro país bate récord de turistas, con un aumento en el último año de en torno al 7% según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Este incremento de visitantes abre una nueva oportunidad de negocio en la compra de viviendas para alquiler, ya que la llegada de nuevos turistas que prefieren el alquiler de una vivienda en lugar de estar alojados en un hotel, amplía el mercado al que se dirigen este tipo de viviendas para alquiler turistico. Según el INE, solo el turismo extranjero que se decanta por este tipo de alojamiento ha aumentado en el primer semestre de 2017 en un millón de personas para un total de cuatro millones, una tendencia que se estima que va a continuar en aumento durante los próximos años.

Según datos de diferentes portales inmobiliarios, los alquileres turisitcos tienen una rentabilidad superior al alquiler tradicional que se estima en torno a un 10%. Esto se debe a que el tránsito de inquilinos es mayor, lo que provoca que al estar un periodo de tiempo más corto aumente el precio por noche del inmueble mejorando así la rentabilidad. Este tránsito, que podría parecer más complicado que un alquiler convencional por el hecho de que los inquilinos sean nuevos cada vez, no es tan difícil gracias a las plataformas digitales que agilizan el contacto entre arrendador y arrendatario y al aumento constante de la demanda. 

A la hora de decantarse por este tipo de inversión hay que centrarse en las zonas de nuestra geografía que tienen una demanda más alta de este tipo de turismo, como son la costa mediterránea, los archipiélagos y las grandes ciudades. Es decir, la ubicación de esta inversión es clave para sacarle la mayor rentabilidad posible. La inversión en un inmueble situado en una zona costera puede llegar a tener una rentabilidad superior al 15% sobre el alquiler de la misma vivienda en régimen anual.

El tipo de alojamiento más demandado es el apartamento dentro del cual el turista premia aquellos que disponen de electrodomésticos y tienen extras, como terrazas o piscinas comunitarias. Le sigue el alquiler de chalets enfocado a un tipo de turismo donde lo que busca es tener más extras como pueden ser un jardín o una piscina.

Con la entrada en vigor del articulo 179, plataformas dedicadas al alquiler de viviendas, como Airbnb o Wimdu, quedarán reguladas teniendo que aportar datos del alquiler (identificación del titular, identificación del inmueble, ingreso y período de estancia) lo cual facilitará la regulación con la Hacienda Pública evitando posibles sanciones.