Cómo ahorrar en los impuestos, en relación con la inmobiliaria

El sector de la inmobiliaria está sufriendo las consecuencias de este tipo de impuestos, debido a que los municipios están revisando al alza el valor catastral de los inmuebles. El Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) es un tributo del que se encargan los ayuntamientos y sobre el que también tienen competencias las Comunidades Autónomas. 

Competencias de SUMA en gestión tributaria

El IBI es el tributo sobre bienes inmuebles que se comparte entre la Administración Central y la Local. La gestión catastral, sin embargo, corresponde a la Dirección General del Catastro. Así como la gestión tributaria compete a los ayuntamientos.

La gestión implica tanto el reconocimiento como la denegación de las bonificaciones, así como de la realización de las liquidaciones, emitir documentos de cobro, la resolución de expedientes de devolución de los ingresos y recursos contra dichos actos y asistir e informar a los contribuyentes.

SUMA comprende los actos administrativos en relación con la gestión de los catastros, en cuanto a la delegación de funciones. A su vez, se encarga de la información y asistencia a los contribuyentes y recibir declaraciones de los interesados.

Por ello, tramita los expedientes de alteraciones de catastros. Respecto a la tramitación de los expedientes de alteraciones de catastros de orden jurídico, es decir, las transmisiones de dominios que se refieren a los bienes inmuebles urbanos que se ubican en los términos municipales.

La notificación de los acuerdos a las personas interesadas en la tramitación de los expedientes también es competencia de SUMA, igual que los requerimientos y notificaciones. Al igual que la resolución de recursos de reposición contra los actos administraciones de estas actuaciones.

En cuanto a la prestación de servicios, SUMA se encarga de recibir la documentación y cumplimentar las declaraciones, formalizar los requerimientos y los trabajos de campo. Además, entrega la información en soportes y de forma digital y notifica a los interesados.

Vías de subsanación en relación con la Ley Inmobiliaria del Catastro

La referencia del catastro sobre los bienes inmuebles se mostrará en los instrumentos públicos, así como en los expedientes y resoluciones administrativas. No obstante, hay dos vías para modificar la valoración catastral y conseguir un ahorro fiscal en los recibos de IBI. Se rectifica el valor catastral sin impugnarlo, ya que es firme.

El procedimiento de subsanación de discrepancias

Se inicia cuando el error ocurra en relación con los datos del inmueble o de su superficie. Pero solo cuando sea consecuencia de la mala aplicación de alguna norma jurídica. Ya que, si se discrepa por algún dato del inmueble, no se podrá utilizar esta vía. El procedimiento se inicia por cualquier Administración, de oficio, por lo que va a poder solicitarlo el contribuyente. 

El procedimiento de rectificación de errores materiales o aritméticos

Se rectifican los errores derivados de la información urbanística, en relación con los inmuebles. Este procedimiento, además de poder iniciarse de oficio, se puede iniciar a instancia del propio contribuyente.

Los dos procedimientos se pueden iniciar en cualquier momento, así como la rectificación de errores. Aunque sí varían los efectos que pueden surgir de cada resolución. Del primer procedimiento, los efectos surgirán desde el siguiente día a la fecha en la que se acuerde.

Sin embargo, existen determinados casos en los que los efectos de la resolución se anticipan y se puede producir desde el siguiente día al que finalice el plazo de alegaciones. La rectificación de errores será retroactiva.

Cómo ahorrar en la factura del IBI

En caso de que se consiga subsanar las discrepancias, los contribuyentes pueden obtener un ahorro fiscal en sus Impuestos sobre Bienes Inmobiliarios (IBI) futuros. Además, también pueden obtener una devolución de los ingresos indebidos de estos impuestos que no hayan prescrito.

¿Y en otros impuestos?

Si obtienes una resolución que apruebe la subsanación de las discrepancias o la rectificación de errores, puedes obtener beneficios en otro tipo de impuestos.

Por ejemplo, beneficios en el Impuesto de Plusvalía Municipal (IIVTNU), ya que las fórmulas de este tributo influyen en los resultados y la cuenta del valor catastral.

Por eso, el contribuyente conseguiría un mayor ahorro fiscal, en caso de que transmitiera el bien inmueble posteriormente. Incluso podría conseguir devoluciones de este impuesto pagadas previamente, si no ha prescrito la posibilidad de hacerlo.

En los Impuestos de Transmisiones Patrimoniales (ITP) y Sucesiones y Donaciones (ISyD), solo tendrá efectos una subsanación en caso de que la correspondiente Comunidad Autónoma utilizara inmuebles que parten de su valor.

En el caso del IRPF, el contribuyente podría obtener ahorros fiscales cuando realice la imputación de las rentas inmobiliarias. Igualmente, según los casos, también podrá obtener un ahorro en la devolución de los impuestos que haya pagado en exceso a lo largo de los últimos ejercicios realizados.

Lo cual también se puede observar en la Ley Inmobiliaria. En Neofin se puede obtener un completo asesoramiento al respecto de estos temas.

 

imagen