Cómo renunciar a una herencia

Compártelo en...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Renunciar a una herencia es una acción que requiere de trámites que pueden abrumar a cualquier persona. Hay numerosas situaciones que llevan a una persona a querer renunciar a una herencia, siendo la más común la existencia de deudas mayores al monto de la herencia. Hay personas que buscan renunciar a la herencia para evitar luego problemas mayores y, a pesar de lo que se puede pensar, son cada vez más los que realizan este trámite.

¿Cuáles son los motivos para renunciar a una herencia?

Económicos: es el principal motivo por el cual se producen las renuncias a la herencia. Por un lado, se toma esta decisión en los casos en los que la cantidad de deudas que tiene el fallecido, por lo que recibir la herencia genera más gastos que la herencia en sí. Por otro lado, hay casos en los cuales los herederos no pueden hacer frente a los impuestos que genera la aceptación de la herencia, por lo que prefieren renunciar a la misma.

Familiares: otro motivo por el cual se busca renunciar a la herencia es para beneficiar a alguno de los familiares que también son herederos. Por ejemplo, si hay un familiar que tenga más patrimonio que otro, puede renunciar para beneficiarlo y que pueda quedarse con la totalidad de la herencia, o bien que la misma sea dividida entre menos herederos.

¿Qué se debe hacer para renunciar a una herencia?

Hay que destacar que la renuncia a la herencia debe ser total, no es posible renunciar sólo a una parte, y no es posible hacer el trámite de la renuncia en vida, es decir, antes que la persona de la cual se recibe la herencia fallezca.

La renuncia a la herencia debe hacerse ante un notario público o bien ante un juzgado si se trata de una herencia que se encuentra judicializada. Cualquier documento privado que se haya realizado para renunciar a la herencia no será válido.

Otro punto a tener en cuenta es el plazo ya que, si bien no hay un plazo legal para hacerlo, si la renuncia se presenta después que haya vencido el plazo de pago del impuesto de Sucesiones y Donaciones, éste deberá ser pagado, aunque no se reciba la herencia. Esto es así porque no se considera una renuncia en sí, sino una donación al resto de los herederos, por lo cual corresponde el pago del impuesto.

También hay que considerar que, si hay un notario que convocó a los herederos para la aceptación o renuncia de la herencia, el plazo legal para responder es de 30 días, tras lo cual la herencia se considera aceptada.

¿Quiénes pueden renunciar a una herencia?

Las personas que pueden renunciar a una herencia son sólo aquellas cuyo nombre se encuentra en el testamento como legatarias o herederas y no deben haber realizado ninguna acción previa que se entienda como una aceptación a la herencia. También deben tener la libre disposición de sus bienes para poder realizar la renuncia a la herencia.

En el caso de menores de edad o personas incapacitadas legalmente, el tutor de las mismas debe presentarse ante un juzgado para que éste determine si el tutor puede realizar la renuncia en representación de la persona menor de edad o incapacitada.

renunciar a una herencia