La importancia de contar con un asesor fiscal de confianza

El asesor fiscal es un profesional experto en derecho tributario que se encarga de cumplir con las obligaciones fiscales de las personas, tanto físicas como jurídicas, ante las administraciones. Pero entre sus cometidos no solamente está el de asumir la responsabilidad de cumplir con las obligaciones y plazos. Un asesor fiscal de confianza, además, procurará que su cliente pueda disfrutar del mayor ahorro fiscal posible, defendiendo en todo momento sus intereses. Eso sí, dentro de los límites de la legalidad.

Para llevar a cabo su cometido, un asesor fiscal desempeña una serie de importantes funciones.

Funciones del asesor fiscal

– Estudia toda la normativa tributaria en defensa de los intereses de sus clientes y es experto en el uso de herramientas telemáticas y bases de datos fiscales.

– Representa a sus clientes ante las distintas instancias de la administración pública.

– Cumple puntualmente con las obligaciones fiscales de sus clientes en tiempo y forma (declaraciones de renta, IVA, impuesto de sociedades, declaraciones anuales, etc.).

– Asesora a sus clientes en materia de inversiones, derechos, constitución y disolución de empresas, y todo tipo de operaciones económicas.

Como bien podemos comprobar, la figura de un asesor fiscal puede llegar a ser fundamental y no sería exagerado considerarlo nuestra mano derecha en todos nuestros asuntos de índole fiscal y económica.

Claves para elegir un asesor fiscal de confianza

Es vital que nuestro asesor fiscal se muestre siempre accesible. Que facilite el contacto inmediato con él demostrará que realmente se siente comprometido con nuestros intereses. Además, eso nos servirá de garantía para confirmar que está al día de nuestra situación económica y fiscal, y que tiene en cuenta los plazos y todas las obligaciones a las que debemos responder ante la administración.

Beneficios o ventajas de contar con un asesor fiscal

Si sabemos dar con el profesional adecuado, todo son con un asesor fiscal ventajas.

– Ahorraremos tiempo y dinero.

– Nos aseguraremos de cumplir con todas nuestras obligaciones fiscales de la manera más beneficiosa para nosotros.

– Contaremos con su consejo de experto a la hora de llevar a cabo estrategias en nuestra empresa.

– Nos mantendremos informados de todo beneficio, subvención o ayuda que puedan sernos de aplicación.

Asesor fiscal: imprescindible

En definitiva, contar con la asistencia de un buen asesor fiscal nos permitirá defender nuestros intereses ante la administración pública sin faltar a una sola de nuestras obligaciones

No debemos olvidar que, aunque recurramos a los servicios de un asesor fiscal profesional, la responsabilidad última ante la administración no dejará de ser nuestra. De hecho, este es el principal motivo por el que no debemos dejar nuestros asuntos en manos de cualquiera. Un asesor fiscal de confianza debe estar atento a los cambios en la legislación, que en materia fiscal son muy frecuentes, y estar respaldado por una larga trayectoria y experiencia profesional.