La reactivación del mercado inmobiliario en España

De acuerdo con fiables datos estadísticos de 2016, respecto de la reactivación del mercado inmobiliario español, publicados por el Colegio de Registradores de España y recabados en el informe “Estadística Registral Inmobiliaria”, durante el cuarto trimestre de 2015, la evolución del mercado fue bastante positiva, al tiempo que en 2016 las cosas mejoraron aún más.

Cada vez se formaliza una mayor cantidad de transacciones que tienen que ver con inmuebles

Si bien es cierto que, durante 2015 y 2016, la reactivación fue un tanto desigual a través de todo el territorio español, también es verdad que el mercado ha denotado una recuperación importante pero, eso sí, es preciso tener en cuenta que los precios aún están lejos de aquellos máximos que se alcanzaron antes de la aparición de la burbuja inmobiliaria, en 2007.

Sin embargo de lo anterior, la evolución de los precios de la vivienda va en alza, luego de tocar fondo durante el último trimestre de 2012. El cambio de tendencia se empezó a observar en 2014, se materializó en 2015 y se ha consolidado en 2016 y 2017.

No obstante, es preciso tener en consideración que, en la actualidad, los precios de la vivienda se encuentran en importes de principios de 2003, lo que pareciera desalentador, pero la recuperación de un sector de la economía es un proceso que no se da de la noche a la mañana.

Este fenómeno de recuperación se debe a la mejoría de la economía española, en general, y también a la inversión internacional en el mercado inmobiliario. En 2015, dichas inversiones provenientes del exterior y que han jalonado la reactivación del mercado inmobiliario, ascendieron a más de un 13 % del total de las operaciones.

La inversión extranjera significó la adquisición de más de 46.000 viviendas

Entre las diferentes nacionalidades, en lo que respecta a la precitada inversión extranjera, se destacan los británicos, con un 24 %, seguidos por los franceses, con un 8,17 % y los alemanes, con un 7,8 %, al tiempo que los chinos también se han preocupado por adquirir inmuebles, con un 3,88 %. Los rusos, sin embargo, experimentaron un descenso, ubicándose en tan solo un 3 %.

De otro lado, tenemos que para la reactivación del mercado inmobiliario español, ha tenido mucho que ver la vivienda usada, que ha significado un máximo histórico del 81,17 %, aunque en los últimos meses de 2016 y en lo que va corrido de 2017, se ha visto cierto agotamiento en este sentido.

De la misma manera en que la vivienda usada ha decrecido, en cuanto al número de transacciones inmobiliarias, la nueva ha mostrado una interesante recuperación, situándose en niveles importantes y se prevé que, para 2017, esta situación se consolide.

De otra parte pero en el mismo orden de ideas, tenemos que el endeudamiento hipotecario ha venido presentando una tendencia alcista, como consecuencia del incremento de los precios de las viviendas y, además, como consecuencias de la reactivación del mercado hipotecario.

El descenso de los tipos de interés, también han contribuido a la reactivación del mercado inmobiliario

Es así como, durante el cuarto trimestre de 2015 y, más aún, en 2016, los tipos de interés de ubicaron dentro de un promedio de 2,5 %, consolidando una evolución que ha sido bastante favorable. Ello, ha propendido por el fortalecimiento del dinamismo del mercado hipotecario y las condiciones de accesibilidad.

Todos estos fenómenos económicos, han conducido a una acumulación de dos años (aproximadamente) con aumento en los precios, desde la aparición de las primeras tasas positivas, en 2014. Así las cosas, quedaron atrás los descensos de dos dígitos en 2012 y 2013.

En comparación con los máximos de 2007, año en que se desató la burbuja inmobiliaria en España, el ajuste acumulado en el precio de la vivienda se ubicó en el -28,4 %, durante el último trimestre de 2015 y durante 2016. Así continuaba, entonces, la reactivación del mercado inmobiliario en nuestro país.

En lo que respecta, esta vez, a las ciudades más importantes de España, como es el caso de Madrid y Barcelona, la evolución experimentada en 2016 y en lo que va corrido de 2017 ha sido muy positiva, si se compara con la situación de 2013, así haya que tener en consideración que hay diferencias importantes entre los diferentes barrios de estas dos ciudades.

Los datos de Barcelona y Madrid en lo que tiene que ver con la reactivación del mercado inmobiliario

El precio operado en esta importante capital, experimentó un destacado incremento desde el último trimestre de 2015 hasta el presente. Sin embargo, es preciso tener en consideración que los precios siguen por debajo (en más de un 25 %) de los precios que tenían los inmuebles en 2007.

En cuanto a Madrid, tenemos que la evolución y/o reactivación ha sido un poco más moderada, lo que es comprensible porque la capital española dispone de mucho suelo para construir, teniendo en cuenta las dimensiones de la ciudad.

Veamos, ahora, lo relativo a Valencia, la tercera capital más importante de España. Allí, la evolución de los precios ha sido leve, pero es necesario tener en cuenta que las diferencias entre los barrios son bastante importantes, en cuanto a que predominan las zonas de primera categoría, como es el caso del barrio Eixample, respecto a los demás y donde los efectos de la crisis han sido bastante más severos.

En lo atinente al mercado de los arrendamientos en España, digamos que, como consecuencia de la severa crisis económica, un sector muy importante de la población española no puede acceder a los créditos hipotecarios para la adquisición de una vivienda.

En tal virtud, todas esas personas se han visto obligadas a tomar viviendas y otros inmuebles en arriendo. Sin embargo y como consecuencia de la recuperación, en general, esta situación ha decrecido en los últimos meses de 2016 y los primeros de 2017, por lo que son cada vez más los españoles que compran inmuebles, ayudando a la reactivación del mercado inmobiliario español.

Deja un comentario